¡Excelente estrategia de pitcheo para los Dodgers!

En esta noche de domingo Dave Roberts no lo sacó demasiado pronto, ni lo dejó más de la cuenta. Esta vez, el manager de los Dodgers manejó a la perfección a Clayton Kershaw.

Roberts le quitó la bola a Kershaw en el sexto inning del Juego 5 de la Serie Mundial el domingo y entregó el partido, con ventaja de dos carreras para Los Ángeles, al novato Dustin May. El derecho protegió dicha ventaja al sacar cinco outs. Luego le tocó al novato mexicano Víctor González, quien se encargó de dos outs más. Blake Treinen se encargó de los últimos tres en la novena entrada y los Dodgers se colocaron a un triunfo de su primer título desde 1988.

Dave Roberts, blanco de críticas desde hace muchos años por movimientos del pitcheo que no salieron bien en juegos de postemporada, oprimió los botones indicados el domingo, siguiendo con el guion un día después de la pesadilla de la derrota en el Juego 4 el sábado.

Kershaw tuvo que esforzarse mucho, ya que no contaba con su material afinado que tuvo en el Juego 1. Pero el zurdo se enfrentó a 21 bateadores, tal como fue el plan de los Dodgers, retirando a los últimos siete que vio. Tras dominar con un solo pitcheo tanto al cubano Randy Arozarena como a Brandon Lowe en la sexta entrada, Roberts cumplió con el plan—que le había comunicado a Kershaw antes del inning.

Fotografía: Twitter/ los Angeles Dodgers

Cortesía: MLB