Conéctate con nosotros

Automovilismo

La última batalla

Vivimos tiempos de cambio, algunos ciclos comienzan a cerrarse para dar paso a nuevos que vienen acompañados de ilusión y esperanza. La Fórmula 1 postergó una temporada más su futuro, uno que busca la paridad y el equilibrio de sus actores; estamos, entonces, siendo testigos del final de la llamada “era híbrida”, la cual se tiñó de verde y plata.

2022 es la cita, será el momento del gran reinicio. Queremos estar ya ahí, asombrarnos con la convulsión que habrá y de la cual nadie escapará. Sin embargo, antes de la fecha pactada debemos atestiguar la última batalla, esa que nos dirá si el actual imperio culmina su era de una forma impoluta, o si por el contrario, ve aboyada su corona. Por el momento, en el inicio de la partida final, muchas son las piezas que aún deben encontrar su lugar y que serán definitivas para el cierre de una era.

En pie de guerra

No se puede entender la historia moderna de Mercedes sin Lewis Hamilton. El británico llegó al equipo alemán envuelto en una nebulosa de incertidumbre, duramente criticado por dejar a McLaren –con quienes había conseguido su primer campeonato– y llegar a una escudería que buscaba revivir antiguas glorias. Hoy, estando en la antesala de poderse convertir en el piloto más laureado de todos los tiempos, nadie podría poner en cuestión aquella acertada decisión.

Con Mercedes, Lewis lo ha ganado todo, títulos, récords y glorias que tardarán tiempo en ser igualadas o superadas, es por ello y más, que el británico es dueño de su propio destino. Su asiento está garantizado hasta el día en que él decida retirarse de las pistas o quizá busque nuevos desafíos con otra escudería. Hamilton es pasado, presente y quizá futuro…

Lewis no se ha pronunciado sobre su futuro. Foto: @Lewis Hamilton

Una de las estampas más controvertidas del Gran Premio de Emilia-Romaña fue, sin duda, el enfrentamiento entre Bottas y Russell, no solo por el choque que los dejó fuera de competencia, sino por la gestión del conflicto que esto generó –recordando que ambos pilotos forman parte de una misma estructura–. Lejos de señalar al responsable de la colisión, este hecho avivó una rivalidad que se debate entre la luz y la sombra, entre quien representa la continuidad de un proyecto y de quien abandera –o es el principal candidato a hacerlo– un futuro con nuevas pautas.

Ahora que todo detonó, las esquirlas regadas apuntan a una batalla que está lejos de haber concluido, más si entendemos que no solo está en juego un asiento para la próxima temporada, sino el convertirse en el heredero de Sir. Lewis Hamilton. De ser la pieza central sobre la cual se construirán los nuevos planes y expectativas de la escudería. Las cartas están echadas al aire e independientemente de que el británico se convierta en octocampeón o no, está claro que Mercedes ya planea el futuro, la pregunta es: ¿quién se acerca y quién se aleja a esta oportunidad?

Serios daños… ¿reconfiguración de la estrategia?

Si bien Hamilton demostró por qué es el actual campeón –teniendo una gran remontada en el Gran Premio de Emilia-Romaña– el gran perdedor fue Mercedes. Al abandono de Latifi, se sumaron el de Russell y Bottas, más los daños causados por su colisión. Ambos monoplazas quedaron destruidos, lo cual –en palabras del propio Toto Wolff– fue un duro golpe y compromete el presupuesto de la escudería.

Hay que recordar que esta temporada es la más larga de la historia de la Fórmula 1, pero también la primera en que se impone el límite de costos (el cual fue establecido en 145 millones), por lo que los equipos que contaban con mayor presupuesto (entre ellos Mercedes) están luchando por optimizar el uso de sus recursos.

Toto Wolff –jefe de Mercedes– molesto con el choque en Imola. Foto: @Motor_TE

Tener un auto severamente dañado apenas en la segunda carrera de la temporada no es algo que estuviera en el presupuesto de la escudería alemana. Este hecho podría impactar de manera significativa en el desarrollo del monoplaza de cara a las siguientes fechas; con Red Bull embistiendo ferozmente, Mercedes podría venir en picada si las actualizaciones no están listas en los momentos indicados.

Está claro que Mercedes no va a tirar la temporada y que harán todo lo posible para estar a la altura de su legado, pero sí es un hecho que todas las fisuras que se vayan abriendo serán aprovechadas para verles caer. Por el momento la reparación al auto de Bottas se calcula por arriba del millón de euros.

Hasta el final

¡Red Bull tiene agarrado al toro por los cuernos! La sensación que ha dejado el RB16B en este inicio de temporada es positiva, por lo que la escudería austriaca confirmó que continuará con su desarrollo todo el año. Esto no hace más que reafirmar que Red Bull hará todo lo posible para contar con el mejor auto y darle así a Verstappen, la oportunidad real de pelear por el campeonato de pilotos.

Para Red Bull es preponderante darle al neerlandés todas las armas para destronar a Hamilton, no solo para reverdecer laureles, sino y ante todo, para retenerlo. Max ha sido la apuesta del equipo desde que fue ascendido, todo el proyecto gira alrededor de él y si bien Verstappen ha demostrado que allí es feliz, no hay que olvidar que su contrato –el cual caduca en 2023– posee una cláusula de salida que podría activarse; esta disposición se centra en la competitividad de su monoplaza, para que Max no se convierta en agente libre su auto debe estar a menos de tres décimas respecto al más veloz. Esto nos ayuda a entender entonces la urgencia de Red Bull por llegar al límite.

Red Bull Powertrains será el epicentro del programa de motores austriaco. Foto: @F1

Aunado a este compromiso, Red Bull ha dado un golpe hacia el futuro y es que ante la retirada de Honda –su actual motorista– al final de la temporada, hicieron oficial la contratación de Ben Hodgkinson como director técnico de su nuevo departamento Red Bull Powertrains. Ben llegará a la escudería austriaca después de colaborar con Mercedes durante 20 años.

Su experiencia será fundamental para que Red Bull sea capaz de desarrollar sus propias unidades de potencia. Lo cual llevaría al equipo al siguiente nivel. Si bien esto tendrá que esperar, dado que el cambio de reglas que entrarán en vigor en el 2022 congelaría el desarrollo hasta el 2025, ya es un hecho. Parece que Red Bull acorta cada vez más la brecha, mientras que Mercedes se debate en un presente aún no tan claro, será que todos estos guiños nos acercan cada vez más al futuro… Mercedes tiene la última palabra.

Publicidad de Patrocinadores PlayersPro - Deportes al momento - Patrocinios
Publicidad de Patrocinadores

No te lo puedes perder

Más de Automovilismo

  • En tierra de nadie

    Podrás tener una de las mejores máquinas, pero eso no te garantiza conseguir el...

  • El sorprendente Norris

    Concluida la tercera cita de la actual temporada el panorama, en general, va siendo...

  • Por siempre Senna

    La bandera abraza a su hijo más querido, del McDonnell Douglas MD-11 desciende el...

  • En busca de la excelencia

    Will Drurant –filósofo, historiador y escritor estadounidense–  sintetizó el pensamiento de Aristóteles sobre la...