Conéctate con nosotros

Automovilismo

En busca de la excelencia

Will Drurant –filósofo, historiador y escritor estadounidense–  sintetizó el pensamiento de Aristóteles sobre la excelencia en una frase muy recurrida: “Somos el resultado de lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces, no es un acto, sino un hábito”. Esta manera de ver la vida es aplicable a todos los ámbitos, por lo que la Fórmula 1 no está exenta, veamos por qué… 

Haz de la excelencia un hábito

¡Siempre hay que estar preparados! Como en las pistas, la vida no es lineal, su composición recoge múltiples formas y caminos, curvas que se traducen en situaciones únicas a las que debemos afrontar. Si bien, nuestras habilidades y experiencia nos ayudarán a superar muchas de ellas, habrá otras que demanden de nosotros mayores competencias.

¿Qué sucede si a una situación “controlada” se le añade un elemento no controlado? Básicamente, el abanico de posibilidades se expande; justamente fue lo que se vivió el domingo en el Gran Premio de Emilia-Romaña, lo que de entrada parecía iba ser una cacería de los dos Red Bulls contra Hamilton, resultó en una serie de hechos, tan diversos, que desembocaron en un cúmulo de emociones que mantuvieron a los aficionados con la expectativa más alta.

Así, la primera parada en Italia dejó buenas sensaciones y echó por la borda los pronósticos que apuntaban a que Imola sería una carrera monótona –dado el diseño del trazado–. Prácticamente todos los pilotos tuvieron que afrontar grandes retos, algunos salieron bien librados pero otros no tanto. Pero, ¿qué pasó?, ¿en qué erradicó la diferencia entre sus resultados?


El desempeño de Norris lo llevó a formar parte del pódium en Imola. Foto: @LandoNorris

Un agente esperado

Un pronóstico que sí se cumplió fue la caída de lluvia, este elemento fue el gran igualador en este GP y puso en la misma línea a favoritos y contendientes. Con la pista mojada, todos los pilotos estuvieron propensos al error, pero a pesar de que las condiciones climáticas fueron iguales para todos, la manera en que encararon individualmente la prueba fue distinta, dejando –a mi consideración– tres posturas muy evidentes.

La primera engloba a los pilotos que erraron, pero se sobrepusieron, aquí se destaca el actual campeón, el español Carlos Sainz Jr y el canadiense Lance Stroll, quienes asimilaron sus yerros y se estabilizaron para recuperar confianza y escalaron posiciones. La segunda sería el polo opuesto, quienes después de equivocarse no pudieron transitar el momento y terminaron hundidos en un mar de descontrol, ejemplos de ello fueron el japonés Yuki Tsunoda, el mexicano Checo Pérez y los dos pilotos de Williams.

Por último, están los pilotos que desde el inicio entendieron el contexto, se adaptaron y exprimieron sus fortalezas para minimizar los yerros y rozar la perfección, aquí destaca el ganador de la carrera, desde luego, pero en mayor medida el británico Lando Norris. 

Catarsis de Hamilton tras cometer un error en la vuelta 31. Foto: @F1

Son en estas circunstancias, cuando la presión es máxima y la paridad aparece, que la excelencia cobra un valor determinante. Con tan solo dos fechas del calendario disputadas, aún se mantiene una nebulosa que no permite llegar a conclusiones más realistas sobre el estado de las escuderías. Entonces, no sería objetivo atribuirle solo a la lluvia los resultados de Imola, existen otros como la adaptabilidad de algunos pilotos a sus nuevos equipos, el desarrollo de los monoplazas, la reglamentación (por ejemplo en el tema del “reak”), que también están siendo determinantes.

La maldición del toro indomable

Checo Pérez fue luz el sábado, concretando una de las mejores calificaciones de su trayectoria, lo que le significó, incluso, el derrotar a su compañero Max Verstappen –quien no caía ante un coequipero desde 2019–, lo que hizo pensar que el domingo seríamos testigos de una gran actuación del mexicano, sin embargo, no fue así, pues desde la largada Sergio comenzó a perder brillo.

Muy temprano Checo ya había perdido dos lugares, después avisó que su volante presentaba problemas, luego fue penalizado con 10 segundos por recuperar su posición en el Safety Car y en el reinicio –después de la bandera roja provocada por la colisión entre Bottas y Russell– perdió el control de su monoplaza y descendió a la zona baja de la parrilla, de donde nunca pudo salir. ¡Un verdadero calvario! 

Checo Pérez tuvo problemas con su volante desde el inicio del GP. Foto: @SChecoPerez

Como él, sus antecesores más recientes tuvieron que transitar por el mismo camino, parece que es el precio que hay que pagar para pertenecer a una de las escuderías más importantes de la actualidad, incluso, algunos ven en ese “segundo” coche una maldición. ¿Será que en realidad ese asiento posea una especie de sortilegio? ¿Por qué es tan indomable ese monoplaza?

Montar un toro es una de las experiencias más peligrosas, no está hecha para cualquier persona, por lo que tener valor es el primer requisito. Para comenzar se deben desarrollar muchas competencias, para lo cual es fundamental contar con la experiencia de un guía. Para aprender será necesario, primero, hacerlo sobre algún animal domesticado que permita entender la dinámica, después acostumbrase a los aditamentos necesarios para sentirse seguro; se deberá trabajar físicamente para lograr tener equilibrio y coordinación, además de la fuerza necesaria para el agarre. Es indispensable también familiarizarse con el toro a montar, aprender la técnica y desarrollar el temple necesario… Es un proceso. 

http://www.Formula1.com Checo en cuarto sitio saliendo de pista

El bagaje de Checo en el Gran Circo le respaldan para pensar que muchos de los requisitos que demanda el pilotar en una de las mejores escuderías los cumple, por lo que el proceso de adaptación que está pasando en Red Bull deberá ser lo suficientemente enriquecedor para domar a cabalidad ese toro rojo y romper con la maldición que dejó tendidos, en su momento, a Gasly y después a Albon.

Si Pérez quiere lograrlo deberá apuntar a la excelencia

Fotografia. Formula 1, @lando Norris, @SChecoPerez,

Publicidad de Patrocinadores PlayersPro - Deportes al momento - Patrocinios
Publicidad de Patrocinadores

No te lo puedes perder

Más de Automovilismo

  • En tierra de nadie

    Podrás tener una de las mejores máquinas, pero eso no te garantiza conseguir el...

  • El sorprendente Norris

    Concluida la tercera cita de la actual temporada el panorama, en general, va siendo...

  • Por siempre Senna

    La bandera abraza a su hijo más querido, del McDonnell Douglas MD-11 desciende el...

  • La última batalla

    Vivimos tiempos de cambio, algunos ciclos comienzan a cerrarse para dar paso a nuevos...